Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de uso de cookies

Ok Más Información

Auditorías a pie de calle

21 de abril de 2017 0 Comentarios

En AUDELCO fundamentamos nuestro trabajo en la base de que las auditorías constituyen un ejercicio realizado por un solo equipo, conformado de igual manera por el cliente y el auditor, donde los contenidos prácticos nos conducen a todos a una realidad más completa, más veraz y enormemente más útil.

Y no se trata únicamente de que las auditorías tengan un carácter práctico, sino también de que la implantación de los mecanismos que aportan y mejoran la seguridad laboral en cualquier sector de actividad, necesariamente han de contener dicho rasgo.

La importancia de las “Auditorías a pie de calle”

En los procesos de auditoría, fundamentalmente en aquellos que se llevan a cabo en empresas que ya han sido auditadas previamente por AUDELCO, consideramos que una vez superado el plano documental, que siempre hay que tener en el punto de mira, hay cuestiones de mayor calado, de total relevancia, que sólo pueden ser detectadas a través de un trabajo a pie de calle, y que precisan de la participación conjunta de auditores y auditados para que a través de exámenes, entrevistas, observaciones, indagaciones, pesquisas, vueltas de tuerca, visitas, etc. sea posible llegar a conclusiones funcionales y eficaces, que pongan de manifiesto si todos los aspectos relevantes en materia de seguridad y salud de la empresa han sido analizados, controlados y  comprendidos por todos, desde el primer operario hasta el último Consejero Delegado.

No debiera ser complicado encontrar un consenso que nos permita entender que la seguridad laboral va mucho más allá de unas decenas de documentos, necesarios sin duda, pero que a lo largo de los últimos veinte años en muchos casos han convertido la seguridad en un instrumento en el que no es fácil tener fe, pues se ha transformado en un aparato que sirve para crear justificantes (frente a multas, sanciones, requerimientos, etc.) más que para instituir habilidades y estilos de trabajo que engloben sin ningún resquicio la búsqueda del trabajo seguro, de la empresa segura.

Llevar la seguridad al plano de la realidad

No hay duda de que un accidente laboral es un fracaso, pero ¿de quién? Todos hemos de ser conscientes de que hay que ir más allá de la legislación de partida en esta materia, algo añosa ya, y pasar de los documentos y de las firmas, para por fin ejercitar los músculos, entumecidos entre tanto folder, y enfrentarnos a los reales protagonistas para averiguar si estamos entendiendo que el concepto de seguridad ha de ser el mismo para todos.

Las conversaciones durante los procesos de auditoría con los empleados de la empresa ofrecen información práctica y real, mucho más allá de la mera constatación de la documentación asociada a cada requisito reglamentario.

¿Qué es más útil? Solicitar la evaluación de riesgos de un determinado puesto y leerla para verificar que contiene toda la información necesaria, o preguntar a un trabajador o a un mando cuáles son sus riesgos críticos (o los de su equipo), cuáles las herramientas y sistemáticas establecidas para su control, y en qué documento queda todo esto reflejado.

Posibles escenarios

Suponiendo que la evaluación de riesgos en cuestión sea muy completa, esté muy bien desarrollada y contenga todos los aspectos necesarios, tendríamos dos escenarios distintos.

  • En el primer caso, el auditor llegará a la conclusión de que se ha llevado a cabo un buen ejercicio de análisis de los riesgos existentes y que se plantean medidas apropiadas.
  • En el segundo caso iremos mucho más allá, pues además de verificar que la evaluación es adecuada y no tiene carencias, habremos averiguado si el entrevistado conoce los riesgos a que está expuesto (él o su equipo), si conoce las sistemáticas con que cuenta para combatirlos, los problemas que ha encontrado en su implantación, las posibles mejoras, el nivel de interacción entre unos y otros departamentos, el grado de implicación de la línea jerárquica, etc.

Habremos tomado el pulso a la capacidad de la empresa para llevar la seguridad al plano de la realidad.

Virginia Castillón Montel

Auditora jefe en AUDELCO

 

 

Deja un comentario

Send this to a friend